miércoles

Una buena vida es aquella inspirada por el amor y guiada por la inteligencia.



Una inteligente reflexión dice que la vida es aquella inspirada por el amor y guiada por la inteligencia, palabras de gran sabiduría que nos enseñan a valorar las pequeñas cosas que hacen la grandeza de la vida, en estos parajes de nuestra existencia no es difícil perturbarnos por sombras que no permiten ver la real sencillez de lo que vivimos día a día, solo tenemos que girar nuestra cabeza y veremos cuan grande es todo lo que nos rodea, parecemos dormidos ante la real magnificencia de lo simple y lo sencillo, como no valorar un largo baño de espuma, o quedarse tumbado en la cama escuchando la lluvia, como no sentir placer al caminar por la noche sin ser apremiado a donde ir, cosas sencillas que hacen de la vida una real razón de vivir, esas son las cosas que pasan por nuestro lado y muchas veces las ignoramos, como no vamos a llenar nuestra alma de felicidad, cuando vemos la cara de nuestros hijos al abrir un paquete con un regalo deseado, como no va a ser hermosa la vida si al despertarte en medio de la noche te das cuenta de que aún te quedan algunas horas para dormir, como no va a ser sensible escuchar la dulce melodía de nuestra música preferida, como no va a ser dichoso reírse tan fuerte que te duelan las mandíbulas, como no va a ser placentero, sentir caer por tu cuerpo una ducha caliente después de un agotador día de trabajo, como no va a ser agradable encontrar un billete de $ 10.000 en una chaqueta que no usabas hacia mucho tiempo, como no van a dar ganas de vivir cuando cocinas con los tuyos y aunque la cocina queda hecha un asco, todos esperan ansiosos ver como a quedado la tan ansiada tarta de manzanas, como no va a ser agradable abrasarse en medio de mullidas cobijas cuando el frío arrecia fuera de la cama, es la vida y sus pequeñas cosas, cosas dulces y amargas, cosas tristes y alegres, cosas que te muestran quien eres y donde estas, cosas que llenan el espíritu e inspiran a vivir, cosas que te impulsan a levantarte de la cama por la mañana y dar gracias por estar nuevamente ahí.
Es bueno recordar que dentro de cada uno de nosotros existe una fuerza que todo puede hacerlo, basta querer para poder, enamorarse de la vida, es amar hasta el fin a los tuyos, enamorarse de la vida es enamorarse de aquello que quieres para ti, enamorarse de la vida es dar gracias por estar aquí y ver nuevamente esas pequeñas y simples cosas que dan razón a vida, que dan razón a la existencia que muchas veces nos negamos a ver, es mi vida, es tu vida, es nuestra vida, es la vida misma, es la que debemos valorar antes que el tiempo nos diga que es hora de partir.

A. Palomar